25 de septiembre de 2010

NOTICIANDO / Lectura en el Chancho Seis.



Anoche fui por primera vez al mentado CHANCHO SEIS, lugar que lleva un tiempo importante sirviendo de refugio y vitrina a poetas y músicos de toda clase, apariencia y tendencia, en medio del jolgorio nocturno santiaguino.
Invitada por Cristóbal Eduardo Gómez, joven poeta amigo y gran difusor de encuentros literarios, conseguí que me acompañara Lichazul - siempre solidaria ella - ante la imposibilidad de contar con el Sr. Delgado.
Lugar: calle Huérfanos # 3025, casi esquina de Maipú; hasta allí encaminamos nuestros pasos después de una breve junta previa para ponernos al día en las copuchitas propias.
"Es...como una piojera chica", esa fue mi primera impresión, y me agradó. Me agradó la estética del ambiente y también la atención de quienes atienden el lugar. Sin nada extra de alcohol (para poder pronunciar bien), y con la boca "hecha agua" ante la vista de tanto "terremoto" que era servido en las otras mesas, comenzó esta noche especial y aventurera  en donde esperaba, sobre todo, la llegada de Zara Bahdí, nuestra amiga manchada de siempre, quien también estaba convocada a leer. 
Llegaron también (dentro de los más cercanos): Rodrigo Suárez, de El Puñal, Margarita Bustos, Denni Zu, René Silva Catalán, además de un sinfín de jóvenes poetas de todos los colectivos existentes; por lo menos, a mí así me lo pareció.
El drama de la noche, en lo personal, fue la "huelga" por batería de mi camarita amiga. Se hizo, lo que se pudo, y espero que otros parroquianos solidarios puedan hacer llegar otras imágenes para abundar el álbum existente.
Buena la experiencia. A recomendar, sin duda, con un sólo alcance: lograr un poco más de silencio en los momentos de las lecturas, ya que de otro modo, se desluce la presentación y el respeto al poeta de turno.
Gracias a Cristóbal, a Margarita (por la filmación de mi lectura), a los dueños de casa y al Chancho; y disculpas a Zara por mi abrupto regreso: yo, peatona feliz pero complicada con los horarios, hube de desertar antes de que el metro cerrara.
Ahora...a poner el ojo en el Chancho!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Escelente nota Amanda, es muy bueno que existan lugares como este. Yo una vez lo soñé, con una tenue luz azulada y en el silencio sepulcral, un poeta levantando ancla para llevarnos a navegar por la magia de las palabras. El local con sus paredes llena de bellos poemas, en una esquina Gabriela observando desde su ocre restángulo, con una sonrisa complaciente y a Pablo rascando sus pocos cabellos en un muro verde azulado como el mar profundo.
Que bueno, es haber puesto la dirección, para conocerlo alguno de estos días.
Sobre el silencio, que tu reclamas, es algo de la Cultura bulliciosa de los Chilenos, recuerdo que ocurrió lo mismo en la Biblioteca en Quilicura, en un evento.
Felicitaciones
Elías Misner

DENNI ZÚ dijo...

yo tu fans numero one ajjaj te sigo donde vayas!!

cariños

Margarita Bustos dijo...

Merci, merci beaucoup pour incluirme en la travesía del "Chancho 6".


Margarita Bustos

Amarrojo dijo...

Gracias Amanda aquel día
por leernos tus poemas
que tuvieron tan buena recepción

y cierto
el ruido
el que los otros poetas no se callen
es un tema

si no podemos leernos
entre poetas
entonces
...
la poesía no existe

jajajaja

pero la buena poesía
puede hacer callar
al monstruo bohemio

bonitos poemas
un agrado
tenerte en el Chancho
en la experiencia
quedamos en la historia


saludos
bonita crónica