8 de agosto de 2011

POESÍA / Juan Cameron




20 poemas recientes
Juan Cameron


Pekala Mara


Cerca de la frontera con Bolivia vive Pekala Mara
No es mi dama ni ha sido sino desconocida esta Pekala Mara
pero la historia envidia aqueste nombre y ya quisiera
llevar entre sus páginas así cierta novela: Pekala Mara
Qué apellido mayar ancló o en alto árbol del Matto Grosso
se desprendió de un ala o naufragó en un río
La misma Pekala Mara quiere nadar a contraviento
volar contracorriente y encontrar esa huella
esa mínima brizna que la llamara Pekala
y decir que en la frontera alguien busca su nombre
y pregunta al viajero si ha escuchado el sonido
del pájaro perdido en la espesura
Pekala Mara tiene
le han cortado
                        un nombre
                                           de la rama del olvido.






Los sueños del hombre feliz


No volveré a encontrar la calle donde estaba
En el túnel del Metro alcancé aquel pasillo
ni a la estación correcta
y sobre la Central equivoqué de andén
cuando partía el tren a mi destino

No llegaré a la hora
No alcanzaré esa sombra
las calles van desiertas hacia el atardecer
la ciudad fue vaciada es una aguja
en el pajar del tiempo

No hay un orinal en este sueño no existen vespasianas
ni duchas
imposible amanecer como un fluido sol en el solsticio
La amada que volvía ya no está en esa esquina
ninguno la conoce no hay señales
no volverá a mirarme en esta tierra

No llegaré a la hora
El libro que llevaba lo abandoné en la escena donde busco la entrada que no hallo
No hay punto de regreso
La sal se me deshace entre los dedos
La imagen se difuma en otra imagen
El coche es un tranvía el paisaje de Europa
avenida nublada y en silencio

No llegaré a la hora
La amada que despierta a mi costado yace triste
Aún no vuelve mi rostro a su vigilia.



Publicado en La Mancha 15/UNO




Juan Cameron / Estudió en colegios particulares ingleses y en el Liceo de Viña del Mar; después terminó de Derecho en la Sede Valparaíso de la Universidad de Chile, ciudad natal que abandonó en 1974, después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973, para instalarse en Argentina.
En el país vecino permanecerá cuatro años, regresará a Chile y en 1977 volverá a dejar su patria y vivirá 10 años en Suecia.
Cameron estaba "vinculado principalmente a los grupos literarios de la quinta región y era era habitué en el café Samoiedo de Viña del Mar, junto a Juan Luis Martínez, Gregorio Paredes, Eduardo Parra (músico del grupo Los Jaivas), Raúl Zurita y [Sergio Badilla Castillo]], además de las veladas literarias que se realizaban en su propio hogar. En esa época (previa a su segunda partida) el escritor trabaja como profesor en distintos institutos profesionales de la zona".[1]
Durante su segundo exilio colaborará con el semanario sueco en español Liberación. Continuará vinculado a la literatura chilena y estando en Suecia se sumarán a sus galardones dos nuevos premios: el del la Revista de Libros de El Mercurio y el Municipal de Valparaíso.
Cameron se ha dedicado en Chile al periodismo cultural y a la enseñanza, particularmente en la Universidad Arcis.