28 de julio de 2011

POESÍA / Marianela Puebla



DISPLICENCIA


Mirada que no ve, solo un reflejo inicuo
recorre la vereda con rostro cansado.
Fina lluvia moja suave las pestañas del tiempo
que pasa inexorablemente:
indiferencia.


Los pasos avanzan chapoteando desamparo.
Ojos que no ven se alejan,
no escuchan súplica.
Tormentas caen
y se estrellan en un pavimento mojado,
encandilado de tanto llorar en desconsuelo.


Vamos,
le dice al gato que lame su última víctima,
inoportuno el momento, no es el indicado.


Vete tú, le responde el minino.
Vete solo, pordiosero, a tu escondrijo de miseria,
he ganado a la tarde suculento banquete,
en cambio tú,
no has cesado de pedir
con mudas palabras que se estrellan en soledad.
Estás ausente como fantasma sin camino,
andrajoso pasajero,
abandonado de la vida.


Marianela Puebla
Pertenece a:  Los Poetas Itinerantes Rubén Darío de Valparaíso.


4 comentarios:

hemany dijo...

Me llegó profundo...bello

Marianela dijo...

Hola hermany, gracias por tu comentario, hay sucesos en está vida que pasan desapercibidos para algunos. Besitos de Marianela.

Rocío L'Amar dijo...

si, Marianela, desapercibidos, para algunos, como dices, pero no para los poetas... tqn, Ro

Marianela dijo...

Por supuesto querida comadre Ro, los poetas somos muy sensible a esos desamparos que comprimen nuestros corazones. Cariños y besitos de Marianela.