16 de abril de 2009

COMENTARIO / Recital de Poesía Erótica, por Amanda Espejo




Ayer, tarde, asistimos al Recital de Poesía Erótica organizado por la Biblioteca Santiago, en la cual estábamos convocados para leer Carolina Schmidt, Amanda Durán, Elisabeth Cárdenas, de revista El Puñal;Carla Valdés, de Cultura a la Vena; Dilcia Mendoza; Nancy Ramírez, de quilicura, y Pablo Delgado y Amanda Espejo de revista LA MANCHA. Como lo ven, nuestra comuna estuvo bien representada.
La música estuvo a cargo de Espejos Muertos y la danza de Jessica Vilches y Karla Garay.







Hay que destacar lo muy interesante que resulta una experiencia así, ya que son demasiados escasos los nichos en donde se puede expresar este género con la atención y el respeto debidos. Aquí, se logra, y también, como espectador, da para mucho el escuchar las distintas teorías sobre el tema erótico que preceden, a modo de presentación, la lectura de cada texto. De esta forma, el oyente se va enriqueciendo con una variante de expresiones, compartidas o no, pero que dan cuenta de lo amplio que es el espectro que abarca lo erótico en el imaginario de las personas.
Se pueden distinguir, a mi modo de ver, por lo menos tres escalones o grados en cuanto a la posible clasificación de este:
  1. El primero, un erotismo suave, muy ligado a lo romántico, en donde el (la) poeta expresa su visión por medio de un lenguaje hermoso, representado por metáforas en donde la alusión a lo sexual es leve y fina, rara vez divorciada del sentimiento amoroso.
  2. En segundo grado se encuentra – y muy a menudo – un erotismo mezclado con los misterios del origen, muy valedero a mi parecer, en donde el (la) poeta se conecta con los elementos, como por ejemplo: la lluvia deslizándose por su cuerpo, la fuerza del viento, el crepitar del fuego, el olor a tierra mojada, etc., y los misterios de SER para, a través de los sensaciones que estos le sugieren y provocan, erotizarse de una manera cierta y natural, vertiginosa - en ciertas ocasiones - y muy ligada al espíritu.
  3. En el tercer caso y casi al filo de lo pornográfico, el o la poeta hace uso de un lenguaje más directo, sin que ello signifique ser grosero, e interpela al motivo de su inspiración mostrándose a sí mismo de manera veraz, sin lugar a dudas de su intención, en una especie de desafío que el otro, el interpelado, tendrá que responder para que así se cumpla con una de las características claves del erotismo: el ser parte o instigador de un juego en el que dos seres enriquecen una sexualidad que, por muy bien aprendida que sea, resulta plana sin el ingrediente mágico del erotismo, el cual nos permite “jugar” , desprendernos del factor tiempo, adoptar distintos roles, realizar fantasías que nos despojan de nuestra propia identidad y ¡vaya que ello enriquece! ¿No es acaso requisito indispensable del artista en cualquiera de sus expresiones el ficcionar?
Bueno, de todo lo que hablo pudimos ser actores-espectadores anoche, y el propósito de este comentario es incentivar a nuestros lectores para que participen de estas convocatorias en donde se aprende que, escribir sobre erotismo abarca muchísimo más que usar las palabras poto, pene o vagina. Reuniones en las que, sin tapujos, los escribientes podemos expresarnos o, simplemente, dejarnos mecer en las vibrantes sensaciones que provoca el libre flujo del erotismo.


Amanda Espejo
Grupo La Mancha

1 comentario:

§♫*€lisa*♫§ dijo...

amanda

no más que agregar que lo pasé super bien!!!
me ha encantado y esto del eros es algo tan natural ,que no debería ser para círculos cerrados sino masivos , es algo que está presente en nosotros llenito de vida mientras la vida nos fluya en las venas y nos haga brincar el corazón:=)

Un abracito a todos los del colectivo
nos vemos el miércoles a lo del PUÑAL

muakismuakis