26 de marzo de 2014

NARRATIVA / Mario Cáceres Contreras








PIEDAD, MISERICORDIA


                                                                                                                      
    La música sacra  de la misa matinal expelida por el órgano, aún  domina sus oídos; el incienso explorando con majadería sus narices; el temblor de los dedos que se deslizan por las negras cuentas del rosario; en ella deposita las súplicas y recuerdos amargos de su vida. Con voz trémula.

-          Primer misterio doloroso. La oración de nuestro Señor en el Huerto.

En forma automática reza una vez más el Santo Rosario, el pasado se desliza tormentoso por su mente. En verdad, la vida es un misterio y la mayoría de las veces doloroso. Se ve de ocho años con la maleta de cartón piedra, la amarilla con rayas anchas de color café, en que cobija sus escasas pertenencias. Abandonado el hogar roto por la muerte de sus padres, con lágrimas escondidas al interior de sus ojos. Destino del viaje no deseado, a la casa de sus abuelos paternos, a esa casa oscura y vieja  en que los adobes descascarados por el tiempo le aprisionarán hasta asfixiarlo; intentarían que olvidara sus amadas montañas. Los muñecos construidos con sus padres en la última nevada y el juego interminable de lanzarse pelotitas de nieve.

-          Segundo misterio doloroso. La Flagelación del Señor.

La cama de campaña en que intenta dormir por meses. Los fierros adheridos a su cuerpo de niño huérfano y el frío ingresando por la ventana a la humilde pieza con los dientes afilados, que entregó algunos vidrios a la piedra lanzada a mansalva. Humillado. El último habitante de la casa oscura. Solo el colegio salesiano, los juegos en los patios, las caricias sobre sus cabellos revueltos del rector Guido Tento y los ladridos del Mota, con sus alegres cabriolas, le hacían sonreír.

-          Tercer misterio doloroso. La coronación de espinas.

El ingreso al seminario apoyado por el rector del Oratorio y el firme deseo de entregar su vida a los jóvenes huérfanos de su patria. De la patria pobre sin esperanzas, esa pobreza en donde la venganza excluye al perdón, la tristeza domina a la alegría y la muerte es más importante que la vida. El cura Valdivia con su mirada lasciva sobre los pequeños seminaristas y en especial sobre su cuerpo, a toda hora, en todo lugar. Gracias a la habilidad adquirida por el deporte, logró esquivarlo en las duchas. Sin padres, olvidado por sus abuelos y presionado por un degenerado animal humano.

-          Cuarto misterio doloroso.  El camino al monte Calvario.

No pudo evitarlo, no pudo. La bestia introduciéndose en la noche a su cuarto, intentando desnudarlo, el olor fétido escapando de su boca. El forcejeo. Él, por evitar que su cuerpo fuese mancillado. La fiera por cumplir con sus bajos instintos. El candelabro de bronce se interpuso para ayudarlo. Lo aferró con todas las fuerzas de adolecente y los descargó sobre la cabeza de la maldad, una, dos e incontables veces sobre la horrible bestia. El hombre dejó de moverse, dejó de respirar, dejó de vivir. Pensó que su alma caminaba hacia lo más profundo de los infiernos.

-          Quinto misterio doloroso. La crucifixión y muerte de Nuestro Señor.

En la sacristía con la música sacra expelida por el órgano, el incienso explorando sus narices, subido sobre el altar y con la cuerda amarrada a su cuello, como un funesto cordón umbilical que lo unirá con la muerte. En sus labios las palabras piedad, misericordia Señor y el salto hacia lo desconocido. Un sonar de huesos, estertores y un cuerpo de adolecente con movimiento pendular es la imagen viva de la piedad y la misericordia.



Mario Alfredo Cáceres Contreras



Biografía Literaria

      Mario Alfredo Cáceres Contreras, ingresa al taller de literatura de la Ilustre Municipalidad de Maipú en el año 1999, de Víctor Vera. Más tarde continúa su aprendizaje en narrativa con Jaime Millas, Marta Blanco y Sergio Rodríguez. Ha obtenido diversos reconocimientos literarios, entre los que se destacan: Primer Premio en Narrativa los años 1999 y 2000 en el Concurso Recordando a Pablo y Gabriela. Mención Honrosa en el Certamen Eusebio Lillo en el 2000. Cuentos en Movimiento, segundo lugar en el 2001 y tercer lugar en el 2005. Segundo lugar en el XIV Concurso Literario Las Condes en el 2011. Fondos de las Artes y Eventos Culturales de la  Ilustre Municipalidad de Maipú en el 2006. Finalista en el concurso santiagoen100palabras en el 2012 (cerca de 60.00partipantes enviaron sus relatos) Sus cuentos han sido incluidos en las Antologías: La jaula, La noche de los Calamares, Palabras en Tránsito, Cuentos en Movimiento (en cinco antologías) Antología Narrativa de Maipú, Antología Santiago en la Memoria, Conversando con Gloria, Libros objetos: Colores Propios y Somos Letras, Revista Cultural Maipú, Revista La Mancha, Gaceta Literaria Puertas Abierta. Artículos, Cuentos y Poemas publicados por Cinosargo, Portal Atina Chile, Bligoo, Revistas literarias La Mancha y Palabras.


      Socio Fundador y Primer Presidente del Círculo Literario de Maipú. Asesor cultural del Alcalde Undurraga en Maipú. Autor de la novela policial Payasos de la Muerte (Mago Editores en el 2007). En la actualidad trabaja en su novela autobiográfica.  Integra el cuerpo editor de la Revista del Círculo Literario. Taller de Guión Teatral dirigido por Jaime Millas y Narrativa Avanzada dirigido por Lorena Díaz Meza, Taller La Mampara dirigido por poeta María Alicia Pinto. Taller de Cuenta Cuentos dirigido por la actriz Vilma Verdejo. Monitor Literario del Taller Adulto Mayor La Mampara.

      Escribe novela policial  incentivado por Sergio Rodríguez, Ramón Díaz Eterovic y de ver una entrevista al autor de Mala Onda (Alberto Fuget) Que dice:”Los policías reales no son creíbles”. De esa frase nace el policía de Investigaciones de Chile, Aníbal Anteros, en torno a él, gira la trama de” Payasos de la Muerte”  (En centros literarios de Argentina, Uruguay, Perú, Colombia, España) Su segunda novela “Máuser 5 y el asesino de las cintas” en espera a publicar.