11 de noviembre de 2013

POESÍA / Selección de poemas de Lila Calderón






REVELACIÓN DEL FUEGO


Hay una relación crepitante entre fuego y luz,
todo es ver y quemar,
encender y entender. Luz que ciega
desde una hoguera continua
para envolver en su rito la piel
de los transeúntes esparcidos
tras las brasas del artificio.
Filamentos y neones abren senderos,
crean calles, alzan torres, tienden puentes
sobre las horas muertas
para conducir en constelados coches
la revelación.
Relámpagos en el centelleo del paisaje
que vibra y se conmueve
por la elocuente electricidad de los anuncios.

Un horno llora lava,
afluente que baja danzando,
dispuesto a congelar en su abrazo
cuerpos, mosaicos y visiones.

Advertir la exploración, dejar piedras o perlas, dientes.
Percibir esos ensambles que desbordan                     
o saturan palabras
 hasta                          hasta
   consumar
el cruce                     el cruce


Qué le vamos a hacer,                 
arrojamos los fuegos artificiales del año dos mil
sobre el extenso puzzle,
y somos
tortuosamente circulares
meridianamente, paralelamente una mente.
Identidad
marcada con hierro al rojo sobre la piel

Soportar la condición humana
con la carga contradictoria de una naturaleza
que arrastra a la permanente caída a tierra,
a lo subterráneo,
y unas alas que invitan a volar
y exigen altura
y resistencia al vértigo
y a dominar la tendencia al acarreo incesante de lastre
e  s      d  e  m  a  s  i  a  d  a      c o n t r a d i c c i ó n.

Disfraces sobre disfraces y máscaras venecianas
sobre metáforas emplumadas.

Hasta que un día, en tiempos muy remotos    
y en medio de la odisea,
divisó los primeros espejismos que recubrían con celo,
el cuerpo resquebrajado de una noche
oculta entre cortinas y retazos
de una estrella épica que se negaba a cantar.
La Atlántida,
con sus columnas sonámbulas
y plataformas móviles
llamaban a sumergirse
para navegar hacia el mar que no es morir.





"Ante el espejo", Lila Calderón, acrílico, 15 X 20 centímetros.




EL ENCUENTRO MÍTICO


Bastarían unas cuantas flores sobre el césped
unas alas lo suficientemente fuertes
como para trasladar a dos fantasmas por la vida
y el beso que da cuerpo y despierta
aunque estén cerradas todas las tiendas de disfraces.

Y unas pocas estrellas que bailen
al ritmo de los cuatro vientos
y que vayan rodando por la noche
extendida como un mantel
estampado de misterios.

Y palabras que dejen ecos rebotando
en la piel del discreto amanecer.
Y esos velos agitándose en las olas
de un mar bravo como animal furioso
al que montamos, mientras nos sostenemos
del cometa rebelde que quiere derramar su luz
sobre nosotros, hasta fundirse en el retrato
de la primera explosión del deseo.

Bastaría aquella música que traduce todos los idiomas
para comunicarnos entre el silencio y el vacío
de las horas que se mueren en cascada
y ruedan por el tiempo sin destino.

¿Alcanzaste a respirar
amor
antes de que el mar borrara la playa?
¿alcanzaste a beber las aguas cristalinas
de la fuente de la memoria
antes de verme desaparecer
entre las algas?
¿Notaste la fuerza del cometa
que no quería soltarnos
antes de perderse entre las nubes
rociadas de sus tristes cenizas?
¿Has visto cómo se desnudan esas horas antes de morir?
¿Las has oído cantar junto al piano
con voces tan altas que agitan
las campanas de las iglesias
y todas las flores de los jarrones
se enlazan para llorar
juntas, en la oscuridad de los museos?

Hay un árbol abrazado de anillos milenarios,
y un gigante mitológico que hace girar al mundo
para que podamos encontrarnos allí,
aunque nada tenga sentido
y sepamos que vamos a morir
como esas horas mudas, y las estrellas
y las mariposas y los sueños que dejan de respirar
cuando se hace tarde
para cumplirlos.






EL OLEAJE QUE MECE LAS ALMAS



I
Es de brujas acaso
saber que no hay frío                                
en el vientre del cosmos
sólo un oleaje que mece las almas
fuera del tiempo,
y las calma, del clamor humano
en su habitar de diario.


II
El corazón tiene un secreto
que quizá lleva la sangre en sus plaquetas
una clave, un rumor no descifrado
que marca su paso en tablillas estelares
cuando hace girar las pacientes esferas
donde dibuja y canta
canalizando visiones que creemos sueños
luces de un sendero que se abre
cuando ama y llama
con una inexplicable voz divina
que viene desde el fondo de la noche.


III
El corazón estremece con su ritmo
cuando trae el recuerdo
de un extraño templo
construido en otra historia
donde arrastramos rocas
y levantamos colinas
para apilar nuestros huesos
y de cuando en cuando
tras un rito nocturno
que se enreda en el sueño
atizamos el fuego
de un antiguo amanecer.


IV
La ciencia silencia el rito
donde danzan nieblas que se alzan
al otro lado del espejo
palabra que enciende la vida
en el poema
y cierra las cortinas
a la presión desesperada
de los reflejos materiales
que dan muerte al misterio
del silencio
y de la flor.


V
El corazón tiende puentes
pero no entrega su destino
a la urgencia del ojo que aún duerme
sin saber qué velo descorrer
qué sueño examinar, qué válvula ensanchar
para dar con la misión final
del existir legal en cuerpo y mente.
Porque el alma no tiene espacio y no pesa
y no pasa, pero hace la diferencia
entre un cuerpo y otro
una historia y otra
entre un poema mudo
y otro que vibra y estalla
sin saber por qué
en el espejo encantado
de la creación.


VI
Hay algo escrito en ese papiro
que envuelve al corazón.
Lo delata la trama, un volumen,
un surco, la consistencia,
el tejido, la sombra que deja
mientras reposa bajo el sauce
de la revelación
o de la indiscreción y la advertencia.
Algo hay ahí, algo se lee
que hace la diferencia entre el vacío
y el sentido,
el enigma y la ignorancia,
entre el saber y el servir
o el presentir y transar
de la memoria ejercitando el olvido
que los mitos se resisten a pactar, sabiendo,
del mar sereno en el fondo del cielo
donde sirenas y musas dan cuerpo al latir
de la épica divina.


(Del libro inédito: “El oleaje que mece las almas”)



 Parte de estos textos son parte de Revista La Mancha Nª 20



1 comentario:

lila dijo...

Muchas gracias por la difusión de la poesía. Abrazos, amig@s. Saludos.