29 de diciembre de 2009

LARGA DISTANCIA / Analía Pascaner, desde Catamarca, Argentina



PESADEZ


N
o hay una gota de viento, exclamarían los paisanos catamarqueños.
El aire entra lentamente a mis pulmones llenándome de pesadez. El humo del cigarrillo se estanca cerca de mí, quiero elevarme junto a él y alcanzar el cielo, sin embargo no puedo hacerlo. Estoy cansada, las piernas me pesan, mis brazos rehúsan moverse, mi cabeza adquirió enormes dimensiones, mis pensamientos se fugaron. El aire me retiene anclada en el banco del jardín.
La luna permite que la noche sea clara, observo las estrellas titilantes, trato de elevarme hacia ellas y tampoco lo consigo. Las sombras plateadas se muestran brillantes, pero no las puedo disfrutar porque mi cabeza late con tal fuerza… siento estallará en cualquier momento. El aire me asfixia en esta noche insoportablemente calma.
Algunas mariposas revolotean perezosamente golpeando contra las luces. Un grillo rompe el silencio en la lejanía. La perra, echada a mi lado, ni siquiera mueve sus orejas cuando un bichito nocturno se posa en su cabeza.
El verde de las plantas y los árboles, desesperadamente quieto, espera un soplo de aire, una mínima brisa que lo despoje de la tierra que lo desluce desde hace días. Mi vista se detiene en el lapacho: sus ramas abrazan quedamente a la Santa Rita. En las plantas pequeñas, tan aplastadas como yo misma lo estoy en este banco, se percibe con mayor nitidez la inmovilidad. Casi imperceptiblemente, como si un movimiento rápido pudiera desprenderla de mi cuerpo, giro mi cabeza mirando una por una todas esas plantas, las de hojas grandes y pequeñas, las más altas y las más bajas: no percibo la menor oscilación.
Observo las montañas, el contorno perfectamente recortado en el cielo claro. Imagino cada piedra y cada arbusto debajo de ese azul intenso que ostentan hoy. Debo apartar mi vista de ellas pues las siento abalanzarse sobre mí a cada minuto que pasa.
Todos estamos envueltos por la misma amenaza. No cierro mis ojos por temor a confundirme en este aletargamiento continuo. Si tan sólo un pequeño movimiento nos sacara de este sopor… mas el movimiento no llega.
Mi mente se despeja momentáneamente, pienso en aquellas veces en que me resultó fácil partir colgando de una nube o montada en un satélite. Hoy no hay nubes, hoy no hay satélites. Hoy no se atreven a surcar el cielo espeso que me envuelve hasta ahogarme. Hoy todo es calma, todo es quietud, nadie se arriesga a desafiar al aire denso que nos estanca en esta noche interminable.

Mayo 2003




Analía Mabel Pascaner, vive en Catamarca, Argentina.
Estudió Psicología en la Universidad de Buenos Aires y es profesora de piano.
En Catamarca fue integrante de un grupo literario. Como integrante de dicho grupo tuvo a mi cargo la dirección de la primera revista virtual de esta provincia.
Ha publicado algunos cuentos en las Antologías ‘Escritos en La Cueva’ (2003, 2004 y 2005), y el libro ‘La Noticia’ (2005). Además, en diversas revistas digitales y en papel, y en espacios literarios web de Argentina y de otros países. Colabora con radios y publicaciones virtuales y en papel, y en diversos proyectos literarios. Actualmente se desempeña como correctora de textos y editora de la revista literaria digital Con Voz Propia.




http://www.analiapascaner.blogspot.com
www.convozpropiaenlared.blogspot.com

1 comentario:

Analía dijo...

Mi querida Amanda:
Te agradezco a vos y a toda la gente de Revista La Mancha, la generosidad y deferencia que han tenido al publicar un escrito mío.
Aquí en Catamarca, muchas tardes y/o noches transcurren como esta descripción.
Nuevamente muy agradecida, Amanda, te mando mis mejores deseos para el próximo año, para vos y toda tu gente, que sea un año venturoso y esté colmado de bendiciones.
Con afecto
Analía