27 de diciembre de 2009

COMENTARIO / Pablo Delgado U.

PASCUA FELIZ PARA TODOS


S
é que algo está sucediendo
y el facilismo conque concertamos un encuentro en el mall no nos deja ver el bosque descriptado que está por nacer. La premura conque desenvainamos unos pocos o muchos dólares suple la verdadera razón por la cual se desmiga entre nosotros, los despistados, los descristianos o los mitómanos, esa razón fundamental, del por qué debemos reconocer Navidad. Por cierto, somos unos verdaderos cubos que nos daremos cuenta tarde de cuan tamaña equivocación.
La gran campaña suena a otra cosa, el mundo retuerce el consumismo hasta el extremo de retorcer los bolsillos para tal hazaña de proliferar utilidades en una economía de mercado que nos esta matando y matando por sanos de alguna enfermedad.
Debe haber algún sitio de nuestra mente o de nuestro corazón que diga “bien sabemos que la vida nunca funciona así” Al menos Julieta lo dice.
Y de ser cierto, debemos confabularnos para que esto cambie, para que de una vez por todas nos espere Jesús al lado del árbol y nos abrace y nos diga que aún no está todo perdido, que tendremos bosques, ríos, montañas; que la luna será menguante y que el sol se tapará con las nubes y no por el consumo de petróleo.
Creo por cierto, que sueño y sueño un sueño desesperado ya que de tanto soñar estoy a punto de irme también cortado.
Ustedes comprenderán el por qué hoy todo se compra o se vende. La oferta y la demanda hace de las suyas y se inmiscuye desvergonzadamente en lo más íntimo de nosotros; nos da orden de usar tal o cual pantalón, de comer esos u otros tallarines, de tomar ese u otro micro, de visitar esa y no otra sala de cine, pero lo más descarado es dejar a un señor gordo y vestido de rojo, al parecer simpático, que desenfunde un saco de porquerías en medio de nuestro living y que nunca pregunte dónde está Jesús, o sea, además patudo. Al menos debe saber quien está de cumpleaños.


Navidad, 25/12/009
Quil/ Pablo Delgado U.

5 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

el verdadero sentido es opacado ante el devenir de la vorágine consumista
el éxitismo nos esclaviza

pero hay quienes aún recordamos el por qué es especial esta fecha
y seguimos guardando con celo lo más hermoso que se nos ha dado

Un abrazo grande Pablo y Amanda
muchas felicidades
el amor y el compromiso sean siempre pilares en la convivencia sana y edificante
que el 2010 traiga mucha tinta a vuestra "Mancha Literata", un oasis para los quijotescos escritores que no son super ventas , ni están en las estanterías de malls o librerías top.
lluvia de besos
SALUD!!

RINA dijo...

Reciban todos el cariño sincero desde PUNTA ARENAS , CHILE, de una aprendíz de letras que por estos días empeña todas sus energías y empuje en sobrellevar una situación de gran desafio personal y familiar y donde, abiertamente me entrego a sus buenas intenciones y sus energías positivas para acumular fuerzas cuando éstas me quieran abandonar...y sí, QUE LA PAZ Y LA ESPERANZA DEL NIÑO QUE NOS HA NACIDO RENUEVE EN NUESTRA ALMA LA FE EN UN MUNDO DONDE TODOS ALGUNA VEZ PODAMOS SENTIRNOS DE VERDAD HERMANOS.....



Atte., Rina Díaz Jiménez

Hugo dijo...

Queridas amigas y amigos poetas de la hermana republica de Chile, les hago llegar mi felicitación por la celebracion de su dia, mañana 28 de diciembre. Durante el presente año, tuve la suerte de visitar su pais en dos ocasiones, en ambas recibi cordialidad y muy buenas atenciones de parte de quienes tuve la suerte de conocer personalmente, entre ellos Wilma Borchers, Abelardo Venegas, Erna Aros, Bernardo Tapia, Santiago Aguilar, un grupo de integrantes de la Casa Azul de Valparaiso, entre otros amigos mas cuya gratitud guardo siempre en mi corazon.
Por este motivo, por la integracion de los pueblos y por ser mañana su dia, les deseo mis mas sincera felicitacion y un abrazo, mas mi sueño de que un dia vuelva a abrazarlos.
Cordialmente.
F. Hugo Noblecilla P.
Presidente de UNIVA.
Tumbes - Perú.

americacomparini dijo...

La navidad en una fecha hermosa. Es cierto que se ha desvirtuado bastante la idea original..pero todo se ha desvirtuado : hasta nosotros mismos en diversos aspectos de la vida. cada uno lo celebra como puede y quiere.Lo mejor es no descalificar a nadie y pensar "la verdadera razón" por la cual la gente se anesteia, se evade con el consumismo. Siempre hay una razón social y política de fondo : siempre. este año no le hice regalos a nadie..sólo a mi nieta le bordé un blusón..regalé "cosas mías recicladas"..me hace feliz dar, no me llevaré nada a la tumba..solo mi cuerpo cansado. Pero los que son felices como Uds., con tan nobles sentimientos sean bendeciodos por la luz de Jesús..y los que ni siquiera creen o se acuerdan de él: sean doblemente bendecidos, para que la luz de Jesús y el amor los haga ver con otra visión más humana y valórica.: besos y amor para todos.

Diego de la Noche dijo...

Lo muy lamentable es que esa maravillosa magia que se respiraba en
Nochebuena se ha perdido.En parte,la culpa la tiene la TV que ha reemplazado "Lagarto Juancho, Canito y su padre, Leoncio el León y Tristón
y tantos otros dibujos animados que hacñían la delicia de los niños, así
también esos personajes ya desaparecidos como Pinpón, el Conejo Orejón, Cachureos, cómo disfrutaban
los niños con Marcelo, y otros progrmas en vivo...
Bruscamente se cambió por los monstruosos inventos japoneses y sus "héroes" cuya violencia está diría ya casi asimilada por los niños de hoy. Y para colmo la gente adulta que no lee ni su nombre le está carta blanca a sus hijos para que lenen la cçabezxa de basura como son las telenovelas y los programas sobre escándalos y
drogas y sexo al por mayor.Estamos enuna etapa bastante nociva. Hasta el extremo que una prostituta acapara la atención de los diarios y se le hacen entrevistas, etc, y aparece como heroína, y los niños están viendo todo esto. Y hoy vemos con pena cómo una niña de once o doce años arrastra a su hijo... Por eso la Nochebuena ha perdido esa magia preciosa y los adultos fomentan su pérdida con fiestas poco santas y regalos...
En los tiempos de Plaza Sésamo todavía la Nochebuena conservaba
su encanto y pureza.

Diego de la Noche