3 de marzo de 2009

EL LIBRERO de Amanda Espejo / Salidas de Madre

SALIDAS DE MADRE
Editorial Planeta / Biblioteca del Sur







En el espacio de la última FERIA DEL LIBRO USADO me encontré con esta “joyita” de la narrativa nacional: SALIDAS DE MADRE, un compilado de relatos que reúne en torno a un tema crucial de la condición femenina, a los dos polos que conforman la literatura que escriben, hoy, las mujeres de Chile. Por una parte, están las escritoras consagradas, es decir, las que tienen una trayectoria por obra publicada, y por otra parte, las que empiezan, pero cuyo talento es indicativo de la llegada de nuevos relevos. Están en este volumen, voces tan variadas como Alejandra Costamagna, Marcela Serrano, Diamela Eltit, Sonia Montecinos, Ágata Giglo, Lina Meruane, Isabel Allende y Pía Barros, por nombrar algunas.
Es así como el tema de las madres, es revelado desde un sinfín de perspectivas: unas halagadoras, otras , en tono de reproche, nostalgia, ausencia, castramiento, etc., cada una de ellas , reflejo de una realidad que es imposible de soslayar: la importancia de la relación madre-hija. De esto nos hablan veinte escritoras chilenas en busca de una definición de ellas mismas. Imposible no tenerlo en mi librero.



MUERTES

Pía Barros / Página 23



POR AMOR, MADRE, por amor estoy aquí. Sólo quiero la herencia de este suéter tuyo que no me he quitado en la semana entera que cuido tu agonía. La textura de esta lana que estuvo en ti cuando eras otra y la vida se te pegaba a los dedos. El abrazo de esta lana por los abrazos que no nos dimos, porque nos abrazamos poco, madre, y es horrible constatarlo ahora en que te mueres tanto y tan rápidamente. Queda poco tiempo. Nos queda poco tiempo, madre. Aunque fueran mil años, es poco el tiempo que nos queda ahora en que la muerte empareja tus costados. Te quiero y estoy aquí. No sé expresarlo, ni llorar. Tú y los demás se burlaban de mis llantos y aprendí a no mostrarlos, madre. El llanto es un tatuaje oculto más. Ahora querría llorar y no puedo, madre, sólo quererte y estar, estar siempre.


Así comienza este conmovedor relato de la autora Pía Barros. Para más, tienen que conseguir este libro.



Amanda Espejo

3 comentarios:

cristhiantellez dijo...

Muy conmovedor el texto.
Pero me queda rondando la pregunta

¿Importa tanto el genero del autor?
Lo leo y me identifico con su dolor, con la impotencia ante el devenir.

Hombre o mujer el sentimiento es el mismo.
Un buen texo de un buen escritor.
Sin adjetivos.

Saludos Amiga mia.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

hace mucho que estoy por leer algo de ella
y la verdad es que se me pasa el tiempo
es una deuda conmigo jajaja

interesante comienzo además de muy emotivo:)

muakismuakis

Amarrojo dijo...

Hola Amanda

Muchas Gracias por apoyar el Ciclo, claro que me interesa una interacción entre tu grupo La Mancha y nuestro improvisado grupo de Amigos que hice reunir ayer, y que nos volveremos a juntar este miércoles 11 en el mismo lugar y a la misma hora, y a ver si ahí pueden ir ustedes, compartir y conocernos.

Muestrame más de lo que hacen, de sus eventos y más cosas, etc.

Ke estés super bien, muchas gracias y a saludos a todo tu gruop La Mancha.

Chau chau