10 de diciembre de 2008

POESÍA / Ariel Blümel A.






LOS CRISTALES



Nos habíamos tendido

uno frente al otro

sobre la hierba plateada.

El sol brillaba transparente

como un cristal.

El cielo era un cristal celeste.

Tú me dijiste algo,

yo tomé tus manos entre las mías

y alcé mis ojos sin prisa hacia los tuyos.

Fueron para mí tus ojos también un cristal.

Vi, a través de ellos tu alma desnuda.

La inmovilidad de tu silencio,

nuestras penas y alegrías.

Vi tu senda que era la mía.

Vi más allá,

el momento en que junto a mí no caminabas.

Confundido por un instante

vi que el cristal se recogía en una perla

y rodaba por tu mejilla blanca.

Ahora que no te tengo

comprendo que tú también me estabas viendo.



Ariel Blümel Almendra

Grupo La Mancha


Publicado en La Mancha número doce