29 de octubre de 2013

COMENTARIO libros / Magda Lago Russo









RAYUELA 50 años


Por Magda Lago Russo



Argentina celebra el 50 aniversario de la publicación de “Rayuela”, la novela emblemática del escritor argentino Julio Cortázar, conjuntamente con el lanzamiento del Año Cortázar 2014 al cumplirse el año próximo un siglo de su nacimiento.“Rayuela”, la innovadora obra de Cortázar que salió a la luz el 28 de junio de 1963 y fue traducida a 30 idiomas, es considerada una obra central del ‘boom’ latinoamericano y fue incluida por el diario español El Mundo entre las 100 mejores novelas en este idioma del siglo XX.

El ganador del premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, aprendiz confeso de Cortázar y uno de sus compañeros de ruta cuando estalló el Boom Latinoamericano, define esa característica mejor que nadie.: “Probablemente ningún otro escritor dio al juego la dignidad literaria que le dio Cortázar ni hizo del juego un instrumento de creación y exploración artística tan dúctil y provechoso. Pero diciéndolo de este modo tan serio, altero la verdad: porque Julio no jugaba para hacer literatura. Para él escribir era jugar, divertirse, organizar la vida —las palabras, las ideas— con la arbitrariedad, la libertad, la fantasía y la irresponsabilidad con que lo hacen los niños o los locos.  Pero jugando de este modo la obra de Cortázar abrió puertas inéditas, llegó a mostrar unos fondos desconocidos de la condición humana y a rozar lo trascendente”.Rayuela fue desde el principio mucho más que una novela. Fue un manifiesto, una bandera, un grito de liberación, un poema de cientos de páginas, un laberinto, una temeridad. Se publicó en el momento justo, como si hubiera sido la concreción de un plan superior.

En junio de 1963 el mundo estaba preparado y ansioso por devorar las letras en español que se escribían en América Latina. Y Rayuela le dio a ese mundo pasajes de una prosa elegantísima, una atmósfera poética cautivante, personajes capaces de sobrevivir fuera de la novela y una manera agresiva de relacionarse con el lector, descarada, dándole dos estructuras sugeridas de lectura y alentándolo a que creara otras. Rayuela fue una novela de culto desde que se publicó, pero ese culto fue masivo y desde el inicio fue un tópico de discusión que se ha mantenido a través de estas décadas. Se siguen vendiendo unos 30 mil ejemplares de la novela cada año y es citada con respeto aún por quienes no pudieron con ella. Esa actitud porfiadamente consciente de Cortázar por desafiar las reglas de los juegos que él mismo inventaba fue la que le hizo titular Rayuela a su novela más ambiciosa y alentar al lector a crear sus propias reglas para leerla. Y eso más allá de las instrucciones que el autor anuncia, por las cuales una versión del libro es lineal y termina en el capítulo 56 y en la otra intercala un centenar de capítulos más, aunque mantiene el orden del 1 al 56. Los primeros 20 capítulos a leer, siguiendo este sistema, son el 73, 1, 2, 116, 3, 84, 4, 71, 5, 81, 74, 6, 7, 8, 68, 9, 104 y 10. Pero esa no es la dificultad esencial ni la característica más saliente de Rayuela. El laberinto de esa novela es más complejo que un puzzle. Los escondrijos de la anécdota están a veces tan camuflados en entre las ramificaciones, que se hace imposible encontrar un significado confiable. Otra vez Vargas Llosa lo explica de forma magistral: “Nada es allí reconocible y seguro: ni el rumbo, ni los significados, ni los símbolos, ni el suelo que se pisa. ¿Qué me están contando? ¿Por qué no acabo de comprenderlo del todo? ¿Se trata de algo tan misterioso y complejo que es inaprensible o de una monumental tomadura de pelo? Se trata de ambas cosas”.

Rayuela tiene una fama bien ganada y revolucionó el ambiente literario en español como ningún otro libro. Sin embargo, en opinión de muchos -y evidente para quien escribe- el genio de Cortázar brilla con más intensidad en sus cuentos y viñetas.

En Historias de Cronopios y de Famas Cortázar crea sus propios estereotipos, que sin embargo son imposibles de traducir. Se intuye lo que es un “cronopio” o un “fama” o una “esperanza” pero el arbitrio de cada lector es definitivo a la hora de juzgar, y no puede haber dos lectores que lleguen a las mismas conclusiones. Los cuentos, tanto fantásticos como realistas, contienen algunas de las mejores páginas que se han escrito en español. Desde aquel célebre Casa tomada, un cuento en el que no sucede nada sobrenatural de forma explícita pero que la actitud resignada de los protagonistas, casi despreocupada, crea una atmósfera de angustia creciente provocada por una entidad desconocida que se apodera del universo del cuento y de la mente del lector. En La noche boca arriba y Axolotl, el mundo del realismo más cotidiano se disuelve en la magia, por medio de un pase sencillo, que Cortázar trasmite como inevitable. En cambio, "El perseguidor" es totalmente realista, aunque la descripción del auge y caída del genio del jazz a través de la narración de un crítico de música llega a la indagación metafísica de una realidad permeable hacia otra dimensión, igual que en sus cuentos más fantásticos. Rayuela, como dice Vargas Llosa, es el manifiesto revolucionario.

“¿Encontraría a la Maga?”. Así comienza Rayuela, la mítica novela de Julio Cortázar que marcó un antes y un después en la literatura en español. es la forma en que el argentino nos invita a comenzar a jugar Rayuela, la novela que hace medio siglo rompió los moldes del género novela.



Una novela o “contra novela”, como la llegó a llamar el propio Julio Cortázar, que rompió todos los estereotipos y fronteras al exponer todas las posibilidades de la experimentación narrativa. Una especie de “collage” literario que se estructuró en 155 capítulos y podía ser leída de diferentes formas, como una clásica que acababa en el capítulo 56 y otra que empezaba en el capítulo 73 y le seguía una lectura laberíntica, como un juego de rayuela (la rayuela es un juego que disfrutan los niños en las calles pintando unas casillas con números en la pista. En el Perú es conocido como “mundo”).

Para el escritor chileno y premio Cervantes Jorge Edwards, también vinculado al “boom” latinoamericano, esta obra “era muy original y muy de vanguardia. Sorprendió muchísimo. Y, leída hoy -añade-, sigue resultando muy atractiva”“Hoy su lectura me resulta bastante inglesa -argumenta-, parecida a esas novelas inglesas del siglo XVIII del tipo de “Vida y opiniones del caballero de Tristram Shandy”, por su experimentalismo, sus digresiones, su laberinto, por no saber cómo se sale y, cómo no, por sus dosis de humor. Es una novela muy libre, en definitiva”, precisa el autor de “La muerte de Montaigne”

Matilde Sánchez:“Fue una mezcla prodigiosa de audacia formal y gran soltura narrativa".

En el ensayo Fuera de campo, la escritora Graciela Speranza examina dos aspectos de Rayuela su relación con los autores de la tradición romántica y en sus apropiaciones más fértiles del surrealismo de los años 20 y la tradición del juego en el arte. Analiza también su influencia en la intersección de artistas visuales contemporáneos. "Ningún otro escritor dio al juego la dignidad literaria que Cortázar, ni hizo del juego un instrumento de creación y exploración artística tan dúctil y provechoso. La obra de Cortázar abrió puertas inéditas."

Mario Vargas Llosa: "Si no hay una voluntad de lenguaje en una novela en América Latina, para mí esa novela no existe.Yo creo que la hay en Cortázar, que para mí es casi un Bolívar de la literatura latinoamericana. Es un hombre que nos ha liberado, que nos ha dicho que se puede hacer todo."

Carlos Fuentes: "Prosa hecha de aire, sin peso ni cuerpo pero que sopla con ímpetu y levanta en nuestras mentes bandadas de imágenes y visiones, vaso comunicante entre los ritmos callejeros de la ciudad y el soliloquio del poeta".

Octavio Paz:   "Cortázar nos ha dejado una obra tal vez inconclusa pero tan bella e indestructible como su recuerdo. 


¿Encontraría a la Maga? es la forma en que el argentino invita a comenzar a jugar Rayuela, la novela que hace medio siglo rompió los moldes del género novela.



Fuentes:


La Red 21.Cultural. Liliana Samuel.

Diario el Observador, Montevideo.

Diario Clarín. Matilde Sánchez.

Diccionario de escritores latinoamericanos. César Aira.

Magda Lago Russo.







Magda Lago Russo - Nació en Montevideo – Uruguay - Químico Farmacéutica. 
Co-Fundadora del Taller de Creatividad Literaria “La aventura de escribir” de la YWCA Costa de Oro (Uruguay). Incursionó en talleres literarios sobre: Realismo Mágico, Literatura Clásica y Contemporánea. Clubes del libro, con la presencia de autores uruguayos del momento como: Claudia Amengual, Gonzalo Abella, Tomás de Mattos Cursos:”La palabra y la comunicación” “Taller de reflexión intergeneracional”.Participó en talleres de lectura (UNI3, YWCA DE MONTEVIDEO) Producción Literaria: Narrativa Editada Novela grupal:”Las cuatro estaciones”. 2004. Novelas cortas individuales:”La caja de Nyco” (2005) “De recuerdos y soledades”(2006) ”Todo tiene su tiempo”, ”Mundos Diferentes.” Cuentos Breves. Revistas literarias. Recibe dos menciones de honor: 1997 y 2006 respectivamente de la Revista “Xicóalt” (Estrella Errante) de la Organización Yage (Asociación pro Arte, Ciencia y Cultura Latinoamericanas) de Salzburgo. Colaboró con las Revistas Virtuales: Remolinos, Nido de Palabras y Molino de Letras. Colabora con la Revista Archivos del Sur, Encontrarte y Cinosargo. Finalista del Concurso “Historias de Inmigrantes” de la Revista Archivos del Sur (2010), y últimamente, en Revista La Mancha.

http://revistaarchivosdelsur.blogspot.com/2011/02/espacio-de-autor-magda-lago-russo.html