27 de junio de 2013

POESÍA / Giussel Trinidad Mora Méndez, desde Temuco.




MOMENTOS



Y llovieron las flores, y el fuego lloró,
las nubes brillaron, y el viento humedeció mis ojos secos.
Y entonces supe, y entonces, vi algo que siempre estuvo, pero que nunca entendí.
Fue tu brisa, fue tu mirada, tu deseo y tu movimiento que entraron en mi, 
en mi luz eterna. Y fue entonces cuando comprendí que no soy yo ni tampoco tú.
que yo soy todos, que siempre estuve junto a ti, cuando la gota de silencio rebalso mi sentido cegado por el frío.


*****

Luna menguante, luna colgante sobre mis ojos que alumbra una noche tan oscura como aquellas almas que se pierden en el vacío de sus pensamientos.
Luna llena, luna hechiza que cuelgas sobre mi recordándome tantas noches que ayer gocé y que ahora son solo estaciones en mi mente en las cuales puedo parar.
Luna luna, veo tu cara graciosa mirándome, y yo te miro curiosa pensado en quién te sujeta, a quién alumbras. Tan misteriosa silenciosa, quieta y callada, solo llegas y te quedas; no haces nada pero aun así eres perfecta.
¿Quién te pintó? ¿Quién te dibujó, quién hizo esa silueta al lado tuyo? ¿Quién hizo esa hermosa perfección  a tu lado?, la oscuridad, la noche las estrellas que te abrazan para que no estés sola.

Luna  brillas, y aunque te veo todos los días no para de sorprenderme quién te sujeta, a quién alumbras , qué miras , qué escuchas... ¿Mis llantos, mis pensamientos, mis delirios, mis risas mis alegrías?   





Giussel Trinidad Mora Méndez,  tiene 18 años y vive en Pucón. Es nieta de la poeta  (Q.E.P.D.) María  Bernal Castillo. Inspirada en sus enseñanzas, da sus primeros pasos en la escritura.