10 de febrero de 2012

POESÍA / Mario Cáceres Contreras


      
Pintura de Pauline Le Roy
        

 ALZHEIMER
                                                                              

A mi amiga Flor Corbalán


Subo por las escaleras de la inconsciencia

buscando en el hoyo negro de las fantasías

a quién nació conmigo en el año de la serpiente.

Desconozco la razón de su abandono

Busco, con desesperación a mi otro yo interior

a ese que disputa y aconseja; alaba y te insulta

a ese miserable que cambia mis decisiones a su antojo

en los coloquios interminable de las noches de insomnio.

Busco, a ese, al primer hablante que oí

en el idioma de los embriones y los recién nacidos

con voz ausente de sonidos y fantasmas.

Busco a mi otro yo en la horrible soledad absoluta

al ángel o demonio que vive en el interior del  inconsciente.

Dios mío, desconozco la razón de su abandono.

Le busco, mientras el fino polvo que expelen las neuronas

amenazan cubrir mi cerebro en su agonía.

Si no lo encuentro, dominará la incertidumbre

las ideas se comportan como memorias de borracho

¿Con quién hablaré sobre mis temores?

Añoro cuando nos uníamos con el tañido de las palabras

en el mundo de los símbolos, fantasmas y lo imposible.

Dónde está mi otro yo deslizando versos

para escribirlos en piedras de arena y agua.

No hablará de personajes que irónicos sonríen

en el balcón de las vidas inventadas

me convenciste que los seres verdaderos

están dominados por miles de otros imaginarios

Desconozco la razón de su abandono

Las palabras mueren en la niebla del olvido

mi cuerpo avanza con las suelas rotas de la duda

extravié  mi nombre en la confusión de las ideas

todas las cosas esconden en la bruma sus imágenes

y el miedo es un zumbido aterrador que apaga la cordura

olvidé que las palabras nacieron de un mundo exterior

y no pueden reflejar lo que ocurre en mi alma atormentada.

¿Dónde estás, Ángel o Demonio de mi inconsciente?



Desconozco la razón de tu abandono


  Mario Alfredo Cáceres Contreras




4 comentarios:

Malicia Blues dijo...

extraordinario, conmovedor. gracias (mi madre murió dentro de ese hoyo negro)

Morgana dijo...

La memoria pareciera ser el vestigio primordial de nuestra existencia y de la existencia de quienes transitaron por, sobre, junto, con ...nuestras vidas ¡¡qué versos más bellos en la veracidad de estas agonías!!

elisa...lichazul dijo...

excelente trabajo Mario, es un gusto leerte en poesía
un abrazo grande

y les dejo este enlace que dialoga con esta realidad que muchos tememos y a la cual muchos les hemos hecho no una sino varias rimas

http://lichazul.blogspot.com/2012/02/alzheimer.html

un abrazo para todos y FELIZ SAN VALENTIN

Anónimo dijo...

Gracias Manchados por sus comentarios. Ver el avance de la enfermedad en una amiga muy querida, logra este poema. Olvidar el nombre de las cosas, de la familia y aún el propio, es impactante. La poesía es sensibilidad pura y cuando se logra sentirla,podemos conseguir algo especial.
Un abrazo.
Mario Cáceres Contreras