10 de enero de 2011

EL LIBRERO de Margarita Bustos: Antología de la Locura.

Desde su librero, Margarita Bustos me prestó este libro de Miguel Edwards, recientemente adquirido en la última FURIA DEL LIBRO. Después de leerlo, consideré que amerita estar aquí tanto por el contenido, como también por la labor editorial de Kawel Kelun Editores, a quienes no conozco pero, se ve que se la juegan por lo que pareciera imposible (o poco rentable). Opinen ustedes.




Prólogo


La tarea emprendida en esta Antología de la Locura realizada por el poeta Miguel Edwards Rosas, es a la vez titánica y desoladora. En ella un grupo de internos del Hospital Siquiátrico Salvador de Valparaíso, nos comunican sus sufrimientos, genialidades y, en especial, sus grandes actos de amor y creatividad.
Por sus páginas se puede percibir la desesperanza, el olvido, la tristeza, y sobre todo, la soledad inenarrable de personas que comparten su confinamiento, pero también su pasión por la poesía y el arte.
(...) Los locos son los parias, los olvidados de este mundo, o mejor dicho, aquellos a quienes se prefiere no ver. Los locos ya no son los médicos brujos de la antigüedad, ni los magos ni los genios, pero si a esto agregamos la condición de pobreza y el abandono de los aquí retratados, tenemos un resultado de total olvido y discriminación (...).

René Acevedo y Fesal Chain
Kawell Kelun Ediciones
Junio de 2010


De Ximena Rivera
Esquizofrénica, vive en un hogar donde le proporcionan los medicamentos y la comida a sus horas.
Seudónimo : Noemí Vidal.

*LA MÁS POBRE DEMOSTRACIÓN DE AMOR


1

No basta el recuerdo de los 5 días que le
precedieron
no basta mi presencia ni la medianoche
ni la esperanza de siempre
no basta, sabemos que no basta
que los hijos son otra cosa siempre.

Ahora callo entre la niebla
y las sombrías aguas
La contemplación de Valeria
se clava en mi corazón como una estaca.

Yo sospecho que me será negada la
alegría
que seré dividida en muchas voces
que el corazón no muere
cuando uno cree que debería.

Fui con hojas resecas a visitarla
fui con hojas siempre
hojas heladas, verde olivo
hojas, hojas llenas de códices
Fui verdad solitaria
y sola.

2

Recuerdas, mi niña, la tarde de Santiago
Ese momento, esa desdicha,
esos golpes que escuchamos como un plaf
en el cuerpo de la desconocida.
Mi recuerdo, Valeria, la convierten
                                                  historia
En guión, en argumento
pues ese cuerpo persiste en mí
como la costra de cemento
que soporta la tierra que esparcimos
y que ahora dibujamos para representar historias.


(* Dos cantos de un total de cinco).



Acerca del autor de la antología:
Miguel Edwards Rosas (Santiago, 21 de junio de 1955), estudió Historia y Geografía en la Universidad Católica de Valparaíso y posteriormente Filosofía en la fundación Nueva Acrópolis, donde fue profesor por quince años. Más conocido como el “Loco Edwards”, registra una serie de publicaciones y autoediciones acerca de filosofía, mitología y sobre todo, literatura. Actualmente trabaja en sus poemarios “Breve reseña de la locura I y II”.