7 de septiembre de 2015

POESÍA / Santiago Cavieres Korn







SOLICITUD DE EMPRÉSTITO


Empréstanos tu arca
viejo Noé.
Empréstanos tu arca.
No es el diluvio de aguas
que amenaza. Es todo lo contrario.
Ni es por cuarenta días ni cuarenta noches.
Es de siglos…
aunque todo se puede acabar en un minuto
con cierto invento atómico que me cuesta explicártelo.
Empréstanos tu arca viejo Noé.
Es que le ha dado por cortar los árboles
a la empresa privada.

De los cedros del Líbano ni hablar.
En Mesopotamia ya no existen los bosques.
No quisiera contarte lo que pasa en América.
Allí en el norte
con los árboles
talaron a los indios y a los búfalos.
Pocos quedan en Galia.
El Norte de África es un gran desierto.
Empréstanos tu arca
viejo Noé
pero sin intereses
pues si para construirla
pedimos a los bancos
(así se presta ahora)
tendremos que pagar
con las especies que salvamos.
Se trata de salvar los venados, viejo Noé,
al puma y al huemul, al cóndor,
al cisne blanco de cuello negro de Augusto Winter,
a los copihues rojos,
a los alerces y a las araucarias,
a las algas marinas, los mariscos,
también los jilgueros y las torcazas
y al tierno caracol,
las golondrinas, las estrellas de mar y las luciérnagas.
Y pare de contar.
Se trata de salvar la Pachamama,
se trata de salvar la Madre tierra.

Y queremos salvar a los olivos
para que cuando cese esta locura cósmica
la paloma regrese con la buena noticia

¡DEL REINO DE LA PAZ ENTRE LOS HOMBRES!


(Del libro Soledad y Trascendencia)



PATERNAL


Tenía muchos años
muchos años tenía cuando parí a mi padre.
Es el hijo que más he querido
por lo sumiso y por saberme comprender.
Me lo entregaron indefenso.
Le saqué los pañales y el calzón de goma.
Lo lavé y lo perfumé con agua de colonia
Y como le creció la barba lo afeité.
Luego me lo quitaron y me lo pusieron
en una cuna de madera negra
Y se lo llevaron.
Pasado el tiempo de las lágrimas estoy conforme.
Todos los hijos, al final, se van.


(Del libro Poesía al Paso)



Ambos textos están incluidos en la Antología Caballo de Fuego Treinta Escritores de Chile.


Santiago Cavieres Korn, junto a la poeta Albertina Mansilla.



 Santiago Cavieres Korn/ Nació en Talagante, Chile, 1930. Poeta reflexivo y trascendente, desde el Son Cautivo, libro de in poderoso ímpetu testimonial, donde aborda con fortuna las formas tradicionales. En sus libros posteriores están presentes: un clima nostálgico, la angustiosa conciencia del paso del tiempo y la evocación del lar familiar.
Ha sido presidente del Grupo Fuego de la Poesía, presidió la Corporación Artística Caballo de Fuego; integra el grupo de poesía encuentro y es socio de la Sociedad de Escritores de Chile.

Ha publicado los siguientes libros:  El Son Cautivo; Poesía al Paso; Clepsidra; De Soledad y Trascendencia; Poemas y Sonemas; Faro Indiscreto y Senescencia. Ha obtenido varios premios y reconocimientos en concursos y publicaciones. Muchas de sus creaciones literarias se encuentran presentes en antologías recientes, especialmente las del Frente de Afirmación Hispanista en México, y su capítulo chileno, sede Valparaíso.