27 de febrero de 2015

EL LIBRERO de La Mancha / HUEVOS REVUELTOS, de Delia Domínguez

HUEVOS REVUELTOS (Tacamó Ediciones, 2000)


XXIII

¿CÓMO ES LA COSA?

La cosa es:     sin perder la inocencia,
quedarse cruda como pájara silvestre
en estado de empollamiento (o de tentación)
siempre lúcida, lúdica.     Esa es la cosa.
Pero, la cosa, también es salvarse de un modo emocional,
jamás cerebro-vascular.
No tener miedo     es la clave.
Nada peor que atornillarse a las vigas de la memoria:
aquella    es una geometría espacial
que nunca ordenaremos.

La cosa es salir del huevo y saber a qué lado amanece
por si volviéramos a nacer

Esa es la cosa.


XXIV

PASO DE BAILE

Darse cuenta que el niño de pecho ya no es
niño de pecho     sino
un crecido de golpe en la negrura de sus deseos materiales:
paso de baile.

Mirar durante ciento cincuenta años los volcanes del Este
sin turbación de sueños,     y saber
que el Cristo-Padre
en un enojo     encenderá los mecheros de los hornos andinos:
paso de baile.

Pero morir     sin darse cuenta que el cuerpo estuvo vivo
ajeno a todo amor y sacrificio,      a la baba
que sangró en la boca trabada del caído,
como si todo hubiera sido una pluma en el aire:

Eso     no es paso de baile.


XXV

ESPACIO MAHLER
                                                                      A juan Pablo Izquierdo

Aquí en el sur del mundo, donde el silencio de los vivos
constituye un cuerpo con el silencio de los muertos
y todo es     una nave de catedral vacía,
un rezo,
en la percusión del viento,

aquí en el sur
me cruza Mahler, Carl Gustav Mahler, en los cuatro sentidos cardinales
donde el espacio    es una respiración de las lengas antárticas
un frío redentor, libre, como un cóndor de alturas.

Aquí en el sur se marca con bautizo:
una pila escarchada de la que nadie huye
no hay puertas de entrada ni salida

sólo la música     la música.

*****


Delia Domínguez Mohr,  chilena, nacida en la ciudad de Osorno el 11 de agosto de 1931. Perdió a su madre a los 5 años y debió estudiar en un internado religioso; se sentía muy sola y no lograba adaptarse a las reglas allí impuestas, por lo que pasaba largas horas encerrada y castigada. Sin embargo, las dificultades de su infancia la guiaron, de alguna manera, hacia su realización literaria: mientras cumplía uno de los tantos ratos de penitencia, leyó en una revista que tendría lugar un concurso de poesía, y decidió participar; para su sorpresa, dada su falta de experiencia y conocimientos, obtuvo el primer premio.
Comenzó a cursar Derecho, pero interrumpió sus estudios para mantener el negocio familiar. Entre sus diversas colaboraciones con medios de comunicación masivos, destaca su trabajo en la revista Paula, donde alcanzó el puesto de jefa de redacción y crítica literaria, y su participación como panelista del programa radiofónico Carretera Cultural.
Desde el año 1955, ha publicado más de una decena de libros, como "Simbólico retorno", "
La gallina castellana y otros huevos", la antología de poesía y prosa "El sol mira para atrás" y "Huevos revueltos", el cual la hizo finalista del Premio Altazor de Poesía 2001.

Otros enlaces relacionados:

Archivos Memoria Chilena
La poética de Delia Domínguez



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un reconocimiento a su poesía y recuerdos gratos a quiénes la conocieron. Un personaje femenino inolvidable y sin duda una gran poeta de las letras chilenas, más que eso una mujer que aún vive, solo al decir al viento su nombre.

Mario Alfredo Cáceres Contreras

Revista la Mancha dijo...

Gracias por tu visita, amigo. Tal como tú, apreciamos en toda su dimensión la obra poética y calidad humana de Delia.
Sin duda se ha ganado un lugar entre las "grandes" de nuestra literatura.

Abrazos a ti y saludos cariñosos a Taller La Mampara.

Anónimo dijo...

Gracias, gracias, es lo que puedo decir por el link que me ha traído tan bellos poemas y me ha permitido recordar a la extraordinaria poetisa Delia Dominguez.
Un abrazo fraterno
Jorge Sacaan